Unidos por el corazón

El Ministerio de Sanidad y Consumo crea en 1999 el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), cuya misión es constituirse en un referente internacional de investigación en esta materia.


En 2005, un grupo formado por algunas de las más importantes empresas españolas y el Ministerio de Sanidad firman un acuerdo con el que se comprometen a financiar al Centro hasta el año 2012. Ese acuerdo significaba también la vuelta a España del prestigioso cardiólogo Valentín Fuster, hasta entonces afincado en Nueva York, para liderar este ambicioso proyecto científico.


La Fundación Pro CNIC surge para canalizar la aportación privada y, de este modo, se convierte en un pilar del innovador modelo de investigación del CNIC. Un centro articulado a través de una Fundación, que conjuga lo público con lo privado tanto en la financiación como en la gestión.


A través de su Patronato, las empresas no sólo aportan fondos, sino que también participan en la toma de decisiones y planificación del Centro. De esta manera, el sector privado se involucra junto con el CNIC en la lucha contra las enfermedades cardiovasculares.


La Fundación Pro CNIC es un ejemplo de mecenazgo científico. Un verdadero ejemplo de colaboración entre los sectores público y privado.